ESTACIÓN DE ALGODOR – PROV. DE TOLEDO

Estación y poblado ferroviario

Algodor nació en 1858 como un sencillo enclave ferroviario, situado en el extremo sur de Madrid, que disponía de un solo edificio de viajeros. En 1879 se fraguó la unión entre la línea Castillejo y Toledo y la recién inaugurada entre Madrid y Ciudad Real y Badajoz.  Esto hizo que poco a poco en torno a la estación se fueran construyendo edificios de servicio ferroviario y, posteriormente a partir de 1921 se levantaran ya viviendas para el personal: Se creó así un poblado ferroviario, donde antes no existía ninguna población, que disponía de los servicios esenciales como tienda de comestibles, escuela o capilla.

La importancia de Algodor obligó asimismo a la construcción de un nuevo edificio, que se proyectó en 1926 con el mismo estilo mudéjar que ya tenía la estación de Toledo. Este edificio de ladrillo que incorporó elementos de cerámica en los laterales, es una de las joyas de la arquitectura ferroviaria española, que ha sido elegido en numerosas ocasiones como escenario cinematográfico.

Texto de Pilar Lozano, en http://www.vialibre-ffe.com/noticias.asp?not=1149&cs=hist

Actualmente es un apartadero de unidades 440 y 470

Por suerte hay vigilantes de seguridad, como Raúl, que evitan la desaparición de elementos arquitectónicos.

Aquí la escuela

Vista general desde el sur.

Tras setenta años de funcionamiento, el enclavamiento hidráulico de Algodor se ha trasladado al Museo de Delicias de Madrid, donde ha sido restaurado y ahora puede ser contemplado por el público. Junto al enclavamiento se ha instalado un puente de señales, que permite ver el funcionamiento de esta instalación. Se completa esta actuación de rescate, con la publicación de un libro divulgativo sobre las características de este enclavamiento y su historia.

Este enclavamiento, que data del año 1927 y fue puesto en servicio por MZA, constituyó un hito en la tecnología de su época y ha estado en servicio más de setenta años, ya que se sustituyó por un enclavamiento electrónico en julio del 2000.

Inaugurado para dar servicio a las líneas de Toledo a Castillejo y de Madrid a Ciudad Real, el enclavamiento constaba de 110 palancas, 70 para accionamiento de señales y 40 para cambios de aguja.

Texto de Pilar Lozano, en http://www.vialibre-ffe.com/noticias.asp?not=1149&cs=hist

El ambiente ferrovario es impresionante 

Da igual donde mires